Entrevista laboral: Claves para ir bien preparado

 

Vestirse con elegancia, contestar lo más ampliamente posible y estar cinco minutos antes de la hora indicada; también, grabarse, practicar respuestas o actuar frente a cámara es un buen entrenamiento.

 

Adaptación al cambio y flexibilidad. 

Esas son dos de las características más buscadas por los selectores laborales hoy. Aunque saberlo de antemano no asegura el éxito, al menos brinda seguridad a los candidatos en sus primeras entrevistas de trabajo. Aquí algunas claves y sugerencias sobre lo que puede pasar en la entrevista:

 

  •    Cómo vestirse para la entrevista:

No todos los consultores están de acuerdo en este punto pero muchos sugieren ser conservadores. La elegancia y sencillez son fundamentales. Además, el candidato debe saber dónde se está presentando. La primera impresión es la que cuenta. En una empresa de tecnología de vanguardia es probable que el look de todos sea informal. En cambio, en un estudio contable se esperará del candidato que sea formal desde el principio. Si es una consultora externa se puede chequear por teléfono el código de vestimenta.

 

  •    Estar relajado durante la entrevista pero atento a las consignas del entrevistador:

En general se entregan  pautas sutiles y se espera que el otro las capte. Si no lo hace, es un dato que tiene en cuenta.

 

  •   La manera de expresarse cuenta: 

Se debe hablar claramente, con un español correcto y sin usar palabras coloquiales y modismos. No se recomienda tutear al entrevistador, se debe sentar derecho y no en el borde de la silla.

 

  •  Preparar de antemano respuesta a preguntas posibles:

Grabarse o actuar frente a cámara es un buen entrenamiento. Se puede practicar con preguntas como: ¿Qué valores puede aportar a la organización? ¿Dónde se ve en cinco años? ¿Cómo transcurrió su vida profesional? ¿Por qué estudió determinada carrera? ¿Qué valora del trabajo?

 

  •   Hoy las entrevistas se enfocan en el análisis por competencias:

Por eso, muchas veces, para descubrir los conocimientos, aptitudes y habilidades de los candidatos se les piden que cuenten experiencias pasadas. Es útil pensar previamente sobre historias exitosas para contar, pero también sobre aquellas que no salieron tan bien.

Es importante que el postulante sepa por cuál de todos los avisos a los que se postuló -si es que hay más de uno- está siendo entrevistado y tenga preparado su relato en función de este puesto en particular. No tiene que cambiar nada, simplemente orientar su discurso hacia esa búsqueda resaltando aquello que puede resultar interesante para el entrevistador. Hay un abismo de diferencia entre el que hace los deberes y quien ni siquiera sabe para qué está ahí.

Si el candidato conoce antemano el nombre de la empresa para el que lo entrevistan sería conveniente que haga una breve investigación sobre la misma en Internet. Conocer bien a qué se dedica, dónde está ubicada, su origen le permitirá hacer preguntas correctas y demostrar interés.

Muchos candidatos se preguntan si pueden plantear dudas -por ejemplo, sobre las principales responsabilidades, remuneración y beneficios del puesto- durante las primeras entrevistas. Según muchos empleadores, no hay ninguna pregunta prohibida pero, quizás sí haya respuestas evasivas dependiendo del momento y de lo que se puede revelar en cada instancia. Para expertos es mejor preguntar mucho que poco, ya que se demuestra interés, pero para hacer las preguntas correctas es conveniente haber sabido escuchar y llegar preparado a la entrevista.

  •   En su libro “La entrevista laboral”, la consultora Martha Alles sugiere estar atento a las señales:

 "Recuerde que las personas se comunican con palabras y con otras señales: tono, gestos y actitudes. Si el candidato está hablando y el entrevistador cierra su libreta y saca una tarjeta de presentación eso quiere decir que el tiempo se agotó. En ese caso, el entrevistado no debe seguir hablando o decir "Sé que no tiene más tiempo pero de todos modos me parece interesante que conozca..." porque esa actitud le puede jugar en contra.

 

  •    La falta de honestidad en las respuestas es una falta gravísima:

 Si ante una pregunta el candidato no sabe la respuesta, lo mejor es ser sincero y admitir que no se puede responder. El entrevistador profesional no espera respuestas perfectas.

Las empresas buscan gente motivada, con ganas de aprender, capaces de trabajar en equipo y entusiastas. Con medida, es importante que el candidato pueda transmitir estas actitudes.

La cantidad de entrevistas de los procesos de selección dependen de la compañía que recluta pero van de cuatro a ocho encuentros. Al principio son con una consultora externa o Recursos Humanos y luego con profesionales de la línea.

Cuanto más técnico sea el entrevistador más preparado tiene que estar el entrevistado para las respuestas específicas de su área. Con RRHH el foco estará en lo actitudinal y aquellas competencias relacionadas con las habilidades personales y de integración con equipos.

A veces pueden producirse imprevistos cuando el entrevistador es una persona de la línea que no está preparada por Recursos Humanos para conducir la charla laboral. Pueden cometer errores simples como por ejemplo entrevistar en un lugar abierto y con gente alrededor. También puede tratarse de un entrevistador que no para de hablar y no hace ninguna pregunta. Otra situación común es no avisarle al candidato que tendrá múltiples entrevistas en un solo día y que debe disponer de tiempo extra. Además, muchas veces el candidato se encuentra con dos o tres personas al mismo tiempo lo cual es estresante si no hubo aviso previo.

Aunque no todas estas situaciones son comunes, los entrevistados que puedan preverlas estarán en mejores condiciones de mantener la calma y poder afrontarlas con seguridad.


Unidad de Gestión y Desarrollo Estudiantil, Dirección de Asuntos Estudiantiles, Vicerrectoría Académica

© Copyright 2006 - 2017 Empleos Trabajando.com Chile y Universia. Todos los derechos reservados.